martes, 26 de marzo de 2013

Cuba



Capital: La Habana
Situado en el Caribe

La gastronomía cubana es una mezcla de la española y la africana con ingredientes caribeños. La cocina criolla nace de la mezcla de la cocina caribeña y la de los colonos españoles, y aporta guisos y mojos para la carne y los esclavos africanos, aportaron sus alimentos, como la yuca, el ñame o el quingombó y la forma de prepararlos. En Cuba se consume mucho arroz, maíz, yuca, frijoles y plátano verde, acompañado de carne de cerdo o de ternera, asada o frita, en picadillo, deshilachada o en chicharrones. Aunque en menor cantidad, también nos encontramos platos de pescado, como pargo o mero y, en la zona de la costa, encontramos platos de marisco, normalmente con pocos aditivos. Los postre, además de las frutas tropicales, son bastante dulces, con almíbar o leche condensada. Cuba tiene numerosas destilerías de ron, que sirve para hacer bebidas tan populares como el cubalibre o el daiquiri. Cuba huele a plátano verde, a frijoles, a cerdo asado, a laurel, a ají, a comino, a pimiento, a cebolla, a vinagre, a tomate, a coco, a piña, a leche condensada y a ron.
Cuba libre
Crema de plátano verde
Flan habanero

El arroz moros y cristianos es un plato típico de la cocina criolla. Los españoles le pusieron ese nombre por la combinación de colores, el negro de los frijoles son los moros y el blanco del arroz, los cristianos. En la zona de Haití, este plato se hace con frijoles colorados y se le añade algo de tocino y se llama arroz congrí, que viene de la palabra haitiana frijol, congó, y la denominación francesa del arroz, riz. Por lo que en criollo frijoles con arroz, que sería congós riz, pasa a llamarse congrí.

Arroz moros y cristianos

Ingredientes para 2 personas:


  • 80 g de arroz
  • 200 g de frijoles negros cocidos
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ajís verdes
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 2 cucharaditas de vinagre
  • Aceite
  • Sal
Picamos fino la cebolla y el ajo y los salteamos. Cuando se doren, añadimos los ajís picados, el orégano, el comino, la pimienta, el vinagre y sal y removemos bien. Añadimos los frijoles y el caldo de cocción, y dejamos unos minutos para que el caldo espese un poco. Reservamos los frijoles y el caldo por separado.
Salteamos el arroz unos minutos y le añadimos la misma cantidad de caldo de frijoles y un poco más. Cuando hierva añadimos los frijoles, removemos y dejamos hacer tapado 20 minutos a fuego bajo.


Si utilizamos frijoles de lata, en vez del caldo de cocción podemos usar el líquido que viene con ellos. ¿Bueno provecho!

lunes, 4 de marzo de 2013

Croacia


Capital: Zagreb
Situado en Europa, al este de Italia.

La cocina Croata es principalmente mediterránea, sobre todo en las zonas costeras, y también está influenciada por la cocina de Europa del este. Por eso, en este país son muy importantes las sopas, de verduras, carne o pescado, normalmente bien condimentadas. Se utilizan para cocinar verduras mediterráneas, como calabacín, berenjena o tomates y también es muy consumida la trufa blanca. Los platos estrella son los de carne, entre los que podemos encontrar pollos asados con diversas salsas, salchichas, col rellena de carne picada o jamón ahumado de Dalmacia. Por toda la costa encontramos también muchos platos de pescado y marisco, servidos normalmente con arroz o patatas acompañados de verduras o salsas. También hay gran variedad de platos de pasta, debido a la cercanía de Italia. Los postres suelen estar hechos con frutas, con bases de arroz, hojaldre o sémola. Croacia es un país con una gran variedad de uvas, por lo que posee muchos vinos autóctonos, pero mucho más conocido es el licor de cereza Marraschino. Croacia huele a ajo, a cebolla, a orégano, a albahaca, a trufa blanca, a berenjena, a calabacín, a pollo asado, a membrillo, a pescado al horno, a pimentón, a melocotón, a miel, a almendras y a marraschino.

Sopa de pimienta verde
Pescado asado a la mediterránea











Los Balcanes son zonas de comidas y bebidas potentes, y es costumbre popular destilar bebidas muy alcohólicas a partir de frutas. La rakija es un licor parecido al brandy que proviene de la destilación de frutas fermentadas. La frutas más utilizada es la ciruela, obteniéndose así un licor conocido como slivovitz, pero según el cultivo de frutas de cada zona pueden usarse uvas, peras, manzanas, membrillos, higos, albaricoques o melocotones. En este último caso se conoce como kajsijevača. El licor obtenido varía su graduación alcohólica entre 40º y 60º y una vez fabricado se le pueden añadir hierbas, flores, miel, cerezas, nueces... En Croacia es costumbre beber una copita de rakija de hierbas con higos secos para acostumbrar al estómago antes de una comida copiosa. En este caso, potenciará el sabor de la fruta de este postre.


Pastel de arroz y melocotón

Ingredientes para 4 personas:




  • 162 ml de leche
  • 5 cm de vaina de vainilla
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 50 g de arroz
  • 1,5 de melocotones en almibar
  • 1/3 de limón
  • 40 g de azúcar
  • 10 ml de rakija de melocotón
  • 10 g de almendras fileteadas
  • 20 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • Azúcar glass
Ponemos en un cazo la leche con la sal y las semillas de la vaina de vainilla. Cuando hierva, añadimos el arroz poco a poco y sin dejar de remover, bajamos a fuego bajo y dejamos cocer 20 minutos. Cuando esté hecho dejamos que se enfríe.
Ponemos en una cazuela los melocotones, la ralladura y el zumo del limón y 20 g de azúcar. Cuando se caliente, dejamos 5 minutos más. Añadimos la rakija y removemos bien. Colocamos los melocotones con la parte redonda hacia abajo en un molde forrado con papel de horno y vertemos el líquido de la cazuela sobre ellos. Encima colocamos las almendras.
Mezclamos en un bol la mantequilla con 10 g de azúcar hasta obtener una textura cremosa. Añadimos la yema de huevo y mezclamos bien. Mezclamos ésto con el arroz con leche.
Batimos la clara a punto de nieve y le integramos poco a poco 10 g de azúcar. Lo mezclamos con cuidado con el arroz y vertemos la mezcla sobre los melocotones. Metemos el molde en el horno a 180º durante 15 minutos. Luego tapamos el molde con papel albal para que el pastel no se ennegrezca y horneamos 20 minutos más.
Desmoldamos y servimos espolvoreado con azúcar glass.

La rakija puede sustituirse por licor de melocotón. Dobar tek!