sábado, 29 de mayo de 2010

Bahrein


Capital: Manama
Formado por 5 islas situadas en el golfo pérsico
.
La gastronomía de Bahrein está influenciada principalmente por la cocina árabe. Se consume principalmente carne de cordero o pollo, acompañada de arroz. También se utilizan muchas verduras y legumbres, bien sean guisadas o para preparar mezzes, unos entrantes realizados triturando distintos productos, que se suelen untar en pan de pita. El pescado se consume cocinado de muy diferentes maneras, y las comidas finalizan con fruta o postres hechos con frutos secos. En general la cocina es bastante especiada y al principio y al final de la misma, se toma un café especiado bastante fuerte. Bahrein huele a azafrán, a cúrcuma, a comino, a berenjenas, a tomates, a cordero guisado, a arroz, a dátiles, a agua de rosas, a pistachos, a almendras y a café.

Baba ganoush
Tah chin

Café aromatizado

Los dátiles han sido un alimento primordial en la cultura árabe. En el desierto del Sáhara, se ultilizan para alimentar a los caballos y camellos gracias a su alto nivel calórico y por su diversidad de usos (desde crudo a cocinado, relleno, con miel, vino o leche...) se ha exportado a muchísimos países. Hay una historia musulmana que dice que dios puso una palmera en el Edén para que fuera la principal fuente de alimento de Adán y Eva. También está escrito que los dátiles eran la fruta preferida de Mahoma. En la actualidad existen leyendas sobre el valor afrodisiaco de este fruto, llegando a decir que si una mujer estéril los comiese quedaría embarazada. Sin ir tan lejos, aquí os dejo una receta dulce, con sabor a cuentos árabes.
.
.
Pastas de dátiles
.
Ingredientes para 4 personas:













  • 165 g de harina
  • 83 g de mantequilla
  • 1 cucharada de agua de rosas
  • 2 cucharadas de leche
  • 60 g de dátiles
  • 50 g de nueces picadas
  • 30 g de almendras picadas
  • 12 g de pistachos picados
  • 30 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 pétalos de rosa roja
.
Se pican los dátiles y se ponen en una cazuela junto con los frutos secos, 30 g de azúcar, la canela y 20 g de agua. Lo ponemos a cocer a fuego lento hasta que se haya hecho una masa bastante espesa.
Se mezcla bien con las manos la harina con la mantequilla. Añadimos el agua de rosas y la leche y amasamos de nuevo. Hacemos 15 bolitas y las aplastamos con el pulgar, dejándolas como un cuenquito. En él ponemos una cucharadita de dátiles y cerramos la masa con cuidado. Aplastamos un poco el pastelito y le marcamos por encima las puas de un tenedor planas. Horneamos 20 minutos a 160 º.
Ponemos 1 cucharada de azúcar y los pétalos de rosa en un mortero y lo machacamos bien, hasta en el azúcar quede rosa intenso. Ponemos el azúcar en un colador y, con ayuda del machacador del motero vamos cribándolo sobre los pastelitos.
Son pastelitos secos, así que viene bien acompañarlos de un te. ¡Bil-hanāwa ash-shifā’!

3 comentarios:

  1. Tienes un blog muy interesante, te felicito!
    Un abrazo desde Chile
    Edith
    La brujita

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Espero que os siga gustando todo lo que ponga

    ResponderEliminar
  3. Esto promete, habrá que probarse, me gusta.
    Un besito.

    ResponderEliminar